Cómo se envejece en Chile: Radiografía al adulto mayor

En Chile la población mayor representa el 15% de la población total del país, es decir, 2.687.637, mientras que la proyección INE-CELADEasegura que para el 2020 esta cifra aumentará a 3.264.841. Entonces la pregunta es ¿Chile está preparado para el desafío? Y son muchas las áreas que entran en juego y que deben, en coordinación, fijar metas y políticas públicas.  Teniendo en cuenta que las personas mayores aumentarán, es necesario saber ¿Quiénes son? ¿Dónde viven? ¿Qué hacen?  De acuerdo a las cifras entregadas por el Servicio del Adulto Mayor (Senama) a La Tercera, las regiones con mayor cantidad de personas mayores son la Metropolitana, Biobío y Valparaíso. Según la CASEN de 2011, el 24,5% de las personas de más de 60 años y más se encuentra ocupado, el 0,9% está buscando trabajo, mientras que el 74,6% se encuentra inactivo, es decir, no tiene y no está  buscando trabajo. Sin embargo, se observa que las personas mayores participan activamente en instancias sociales, en tal sentido, es posible señalar que el 31,5% de las personas mayores, es decir más de 800 mil personas de 60 y más años, participa de una o más organizaciones sociales, como clubes de adultos mayores, juntas de vecinos, clubes deportivos, organizaciones de voluntariado y de iglesia.

 

El SENAMA es uno de los organismos que protagonizan la toma de medidas para ayudar a los adultos mayores. Su directora, Rayén Inglés, conversó en extenso con La Tercera y reveló los desafíos que se vienen para el país dentro de esta área. “El primer desafío que tiene Chile es generar un sistema de cuidado especializado y a largo plazo para personas mayores, este sistema tiene que reconocer las características distintas de las personas mayores”, explica, al mismo tiempo que asegura que “uno de los desafíos que tiene el envejecimiento en Chile es cómo le agregamos calidad a estos años de vida y cuando hablamos de calidad hablamos de capacitación, de oportunidades para el adulto mayor para envejecer en su propia casa, asumiendo que no hay mejor lugar para envejecer que tu propia casa”.

 

LA COMPAÑIA Y LOS ESPACIOS
La directora del  indicó que “tenemos que ver el tema de reconversión laboral, que transita en una sociedad que asume esta etapa como de descanso a una etapa donde los que quieran trabajar pueda hacerlo, algunos lo hacen para aumentar sus pensiones, otros porque quieren seguir en sus mundos laborales y otros porque encuentren en esto un mundo que proyecta un ser más contento”. Ante este escenario surge la necesidad de generar espacios para los adultos mayores, “si hacemos un análisis del mercado para saber qué consumen los adultos mayores nos vamos a sorprender, no es una fuerza sólo en número sino que además un grupo que está presente en la sociedad. Desde ese punto de vista las personas mayores tienen que tener también una oportunidad de participar activamente, puede opinar, puede hablar, puede tenerse como referente, a asumir su propia vejez. La vejez es normal, es una etapa de la vida, la más larga, tenemos una esperanza de vida 25 años después de los 60”, dijo Inglés.

 

CENTROS DE CUIDADO
Según los datos del Catastro de Establecimientos de Larga Estadía (Senama, 2012), el número de personas institucionalizadas en este tipo de recintos llega a 17.200, lo que supone el 0,007% de la población total de este grupo etario. “Como gobierno tenemos que asumir el desafío desde la instalación de un sistema de cuidado a largo plazo, representada en 15 centros, nueve de larga estadía y seis centros diurnos. Estos centros tienen como novedad la presencia de unidades convivenciales, son espacios donde se abordan de manera diferenciada las características de las personas que residen y los centros diurnos tienen enfoque socio sanitario, para la rehabilitación y un acompañamiento sicosocial, que pueda mantener sus capacidades funcionales y vivir en su propia casa. Esto implica comprender que no todos los adultos mayores deben ser institucionalizados, sino más bien comprender que no hay mejor manera de vivir en tu propia casa”, recalcó. Sin embargo, no sólo hay centros, sino que políticas públicas como los programas de acompañamiento para las personas mayores que viven solas.“Tenemos un programa que se llama Vínculo y acompaña a personas mayores que viven en hogares unipersonales o bipersonales en condiciones de vulnerabilidad.  Este tipo de programas tiene que fortalecerse porque muchas personas vivirán solas”, explicó la directora del Senama. Este programa consiste en que un sicólogo y un trabajador social conecten a los adultos mayores con las redes de apoyo, “establece una oportunidad grupal relacionando a grupos de 40 personas en iguales características y que puedan fortalecerse, muchos terminan formando un club y tienen nuevos amigos y uno dice claro la convivencia, la soledad no sólo debe hacerse con profesionales, este es un programa que permite que el individuo se reencuentre con sus pares, centros de rehabilitación, colegios de adultos mayores, etc. El duelo por ejemplo es una de las temáticas poco abordadas por los adultos mayores, hay temas que todavía falta que se desarrollen, como la muerte y ese acercamiento debe ser acompañado, disminuir la sensación de sensibilidad”.

Recent Posts
0